Es una cláusula que las entidades bancarias incluyeron en muchos contratos de hipotecas, que limita la bajada del tipo de interés a aplicar. Es decir, aunque baje el Euribor, el tipo de interés nunca bajará por debajo de un porcentaje mínimo –suelo- impuesto por la entidad.
¿Te ha sido útil la respuesta?
¡Gracias!